Recuedos veraniegos

El característico olor a mar inundó todo el habitáculo del coche nada más llegar al aparcamiento de la playa. Se quedó mirando el horizonte azul, después de apagar el motor del coche. Ese olor siempre le transportaba a su infancia cuando iba a la playa con sus padres y hermanos.

Los gritos de sus hijos en la parte de trasera del coche le hicieron volver a la realidad. Ahora le tocaba a él llevar a sus hijos a la playa, de la misma manera que lo habían hecho sus padres.

Estaban ansiosos por salir del coche y poder darse un chapuzón cuanto antes. La vitalidad de los niños no tenía límites y aún menos en la playa. Le esperaba un día duro y agotador en familia, pero muy gratificante y agradable.

Después de coger las bolsas y la sombrilla, pusieron rumbo a la arena para encontrar el mejor lugar dónde instalarse.

Los dos niños se avanzaron al paso de sus padres y de su hermana pequeña. Las ansias para poder zambullirse en el agua, les hacía correr e ignorar todas las instrucciones de sus padres. Ellos escogieron el lugar dónde se instalarían. Dejaron las bolsas que sus padres les habían obligado a llevar, se quitaron las camisetas y fueron corriendo al agua.

Con un grito su padre los detuvo.

—Sabéis que no podéis ir al agua sin poneros la crema solar.

—¡Pero mamá! —se quejaron al unísono.

—Eso o os quedáis sin tocar el agua hoy.

Mientras el padre instalaba la sombrilla, sonreía al recordar las mismas conversaciones que tenía él y sus hermanos cuando querían ir al agua y su madre no les dejaba por cualquier razón, que ahora sí que entendía.

—Además —añadió el padre—, primero tenéis que poner las cosas en su sitio.

Como era habitual en los niños, se quejaron por tener que hacer las cosas. Lo hicieron rápido y en cuanto terminaron fueron directos al agua.

—Parece que no puedan vivir sin la playa estos niños —suspiró la madre.

—Se parecen a mí…

Recordó el padre cuanto hacían sufrir a sus padres cuando los llevaban al agua. Después de comer no paraban de preguntar: «podemos bañarnos» y empezaba a pensar que sus padres les decían que si por dejar de oírlos por un momento. Y cuando, por las olas y el viento se desplazaban dentro del mar hacía otro lado de la playa y no hacían nada para volver. Así no los controlaban y podían hacerse jugarretas sin escuchar a sus padres que vigilaran.

Ahora que era padre y sufría por sus hijos, no le parecía tan gracioso todo lo que habían llegado a hacer y que sus padres no les dejaban. Pero eran niños y tenían que divertirse y lo mismo hacían sus hijos ahora.

—Espero que la niña, sea más buena cuando vengamos a la playa.

—De momento, el agua no le gusta mucho —se alivió su padre.

La pequeña de la familia estaba bajo la sombrilla con su madre jugando con la pala y el cubo de arena. De momento el agua no le llamaba la atención. Al contrario, se asustaba al ver que iba y venía.

El padre que ya hacía un buen rato que se había puesto la crema solar, decidió que era hora de darse un chapuzón. Se levantó de la toalla.

—¿Vas a vigilarlos?

Suspiró al oír la pregunta de su esposa. Desgraciadamente sí porque no se fiaba demasiado. Sufría para que no les pasara nada a sus hijos.

—Cuando venimos a la playa, te vuelves un padre muy sufridor.

—Es que me acuerdo de todo lo que hacíamos con mis hermanos y… no quiero que hagan lo mismo.

—Ya veo que tus padres sufrían mucho.

—Des de que soy padre, que veo que éramos unos terremotos nosotros.

Su mujer se echó a reír, pero su marido tenía razón. Des que eran padres, que su percepción de que estaba bien y que estaba mal había cambiado. Siempre que regañaban acababan diciendo las mismas palabras que sus padres les decían a ellos.

—¡Hola papá!

Sus hijos le saludaron salpicándolo de agua tanto como les fue posible.

—¡Pero qué os habéis pensado!

Se levantó y agarró a uno de sus hijos, se lo cargó a los hombros y corrió al agua para tirarlo. El otro les iba detrás para no perderse detalle.

La madre suspiró. Cuando quería el padre se volvió igual de pequeño que sus hijos. Era hora de vigilar al adulto también.

—Suerte que tú eres buena —le dijo a la pequeña.

FamilyBeachSilhouette_blog

Firma Tumblr

Dulce sorpresa

—¿Necesitas ayuda? —le preguntó el chico des del portal de la cocina.

—No, ya te lo he dicho antes —le contestó sin apartar la vista del bote medidor donde vertía la leche.

—¿Estás segura?

—Tu haz lo que te he dicho.

—Ya he terminado, solo faltan los invitados.

—Esto es imposible —si giró la chica repentinamente y le cayó el bote de harina al suelo—. Déjame tranquila que me pones nerviosa.

El desastre era considerable des del primero momento en que la chica se había encerrado en la cocina para hacer el pastel de cumpleaños. No era muy habilidosa en la cocina y se había empeñado a hacer el pastel sí o sí.

El chico suspiró y observó bien el trabajo que tendría después a limpiarlo todo. Empezaba a pensar que a este paso incluso las paredes terminarían sucias de harina, huevos o la masa del pastel. El suelo estaba blanco de harina, que por suerte el bote que había caído estaba casi vacío. La encimera estaba cubierta de azúcar y cascaras de huevo. En la batidora no había ni un trozo que se viera limpio. En el fregadero no había visto nunca tantos cacharros acumulados en tan poco tiempo.

Nunca se había metido en la cocina a hacer un pastel o cualquier cosa similar, pero no podía creerse que fuera tan difícil y que se creara tal desastre en la cocina.

‑Hubiera sido mejor comprar el pastel.

—¡Vete! —le espetó la chica poniéndose más nerviosa de lo que estaba.

Las chicas llegarían antes de que el pastel estuviera acabado y no podía permitírselo. Era una fiesta sorpresa y tenía que salir todo perfecto sino entonces no se podría llamar “fiesta sorpresa”. Siempre había sido bastante patosa haciendo cosas y aún más si era en la cocina, pero jamás se hubiera pensado que hacer un pastel fuera tan difícil.

Quería sorprender a sus amigas. Había querido preparar una fiesta sorpresa para celebrar el primer cumpleaños de su proyecto literario. Cómo le decía su novio, era una tontería, pero que ella quería hacer. Un motivo de celebración más.

—Aún no entiendo por qué haces todo esto.

—Me apetece, ¿vale? —las buenas formas al hablar ya no existían en ese estado de nervios—. Un cumpleaños de lo que sea es motivo de celebración.

Su novio al ver los nervios que se estaban acumulando, acabó por hacerle caso y se fue al salón.  Además temía por su integridad si seguía ahí, porque se veía con todos los trastos tirados por la cabeza.

—Vete a vigilar que no lleguen las chicas —pero cuando se dio cuenta, la chica estaba sola en la cocina y podía seguir trabajando sin presión extra.

La tarta cubierta de chocolate reposaba encima de la bandeja cuando ella entró en el salón para mostrarle a su novio que había alcanzado el objetivo.

—¡Felicidades! —y le dio un beso como recompensa—. Las chicas estarán orgullosas del trabajo que has hecho.

—¿Tú crees? —le preguntó volviendo a la cocina para guardarla en la nevera.

Con lo mal presentada que veía la tarta y lo casera que la veía pensaba que no era una tarta digna para la fiesta de sus amigas. Era una tarta con bizcocho de chocolate, nata por dentro y cubierta de más chocolate negro. Era en la cobertura donde se veía más la parte casera. No estaba del todo bien cubierto y en algún sitio había exceso de chocolate.

—Las chicas valoran mucho el esfuerzo y después de todo lo que les has organizado, estarán encantadas con la tarta.

Sonó el timbre.

—Ya llegan los invitados.

—¡¿Ya?! Me voy corriendo arreglarme.

—Pasa por la ducha que la harina en el cabello no te queda bien.

tumblr_mco4e7O0Jf1qfj6wko1_500

Firma Tumblr

De vuelta ¡y con celebración!

¡Hola lectores!

¿Nos habéis echado de menos estos días? Estamos seguras de que habéis echado en falta poder leer una nueva historieta cada semana, pero no sufráis más.

¡Estamos de vuelta!

El día 6 de julio regresamos para ofreceros nuevos y refrescantes relatos para hacer más llevadero el calor.

Ya hemos terminado con todas nuestras obligaciones de los proyectos que tenemos al margen de Claire&Chelle y estamos listas para volver a acompañaros cada día en nuestras redes sociales y el blog.

Durante nuestras particulares vacaciones no nos hemos olvidados de vosotros y no hemos dejado descansar a nuestra libretita que siempre nos acompaña allá dónde vayamos. Venimos con las pilas cargadas, con nuevas aventura que ofreceros y haceros disfrutar con cada lectura.

Tenemos muchas ganas de acompañaros durante todo el verano y esperemos que nos dejáis hacerlo. Queremos colarnos en vuestras maletas de viajes, bolsas de playa y mochilas de excursión e ir dónde vayáis para inspirarnos con nuevas aventuras y experiencias para nuevos relatos.

Y os estaréis preguntando porqué estamos de celebración, ¿verdad?

Pues hoy cumplimos nuestro 1r aniversario y queremos celebrarlo con todos vosotros, ya que sin vuestro apoyo no habríamos llegado hasta aquí.

Parecía que era ayer que nos embarcábamos en la creación del blog para compartir con todos vosotros nuestra pasión por la escritura. Y hoy estamos aquí soplando nuestra primera vela en el pastel.

Queremos daros las gracias por habernos acompañado y apoyado en este camino y por habernos dejados robar unos minutos de vuestro tiempo para que nos leyerais los relatos. Muchas gracias por estar ahí, en nuestro blog, en nuestro facebook y twitter.

¡Una taza y a soplar 1 vela!

11261694_10153068086094232_8242297153272705737_n

Firma Tumblr

 

El renacer de la primavera

¡Qué agradable que era el cosquilleo de la hierba! Jamás había sentido esa sensación y me parecía estar en un lugar mágico.

Era una estampa tan bucólica con todas las flores del parterre florecidas con distintos colores llamativos que contrastaban con el verde del césped. Los árboles estaban llenos de hojas entre las cuales se colaba el radiante sol en el cielo azul acompañado por nubes blancas. Habría sido muchísimo mejor si la gente de mi alrededor, que pasaba la tarde también ahí tumbada, estuviera disfrutando del silencio y no charlando. Los niños correteaban de un lado para otro gritando o llorando u otros estaban tocando la guitarra. Para mi gusto, había demasiado ruido, pero aún así disfrutaba como un niño pequeño de esa experiencia jamás vivida.

Sentí el tacto de sus dedos deslizándose por mi interior para dar la vuelta a la página y seguir leyendo. Yo disfrutaba con sus manos y ella disfrutaba con mis palabras y páginas.

Un incomodo pitido captó la atención de mi lectora y me molesté mucho. En ese momento de lectura sólo tenía que existir yo y mi lector, nadie más. Se distrajo mirando en su móvil el mensaje que le había llegado y se entretuvo contestándolo con una sonrisa boba dibujada en su cara.

De haber podido me hubiera puesto a gritar para captar su atención, pero en realidad ya me parecía bien. Cuanto más tardara en leerme, más tardaría yo en volver a mi aburrido y monótono estante. Disfrutaba tanto del aire libre, la brisa que soplaba y me hacía girar las páginas sin yo quererlo, el sol bronceado mis blancas páginas… en resumen, esa sensación de libertad.

Hasta el momento, creía que mi vida era de lo más emocionante e interesante pasando de mano en mano como libro de biblioteca que era. Cuando me dejaban en mi estante muchas veces escuchaba comentar a los otros lo que echaban de menos salir al parque. Siempre pensaba que no había para tanto. Salir de la biblioteca ya era suficientemente emocionante. Y me sabía muy mal por esos libros que ya nadie quería y hacía años que no se movían de ahí. Pero ahora comprendía a la perfección la nostalgia que contaban algunos.

Si fuera un humano y tuviera manos, me hubiera agarrado a las briznas de hierba y no me hubiera movido de ahí. Para mí eso era el paraíso y no quería volver a mí aburrida biblioteca: apretujado en los estantes con libros sosos y deprimidos que sólo deseaban el final de su vida… ¡eso sí que era vida!

Mi lectora dejó el móvil y se volvió a centrar en mí y yo pude volver a disfrutar del tacto de sus dedos entre mis páginas. Cuánto me gustaba esa sensación.

A los dos se nos pasó el tiempo y no nos percatamos de que el sol había perdido la batalla contra las nubes que empezaban a ser amenazantes. Me asusté, tenía pánico al agua y lo último que deseaba era que lloviera. Me puse nervioso. Quería que me recogieran y me guardaran. En esos precisos momentos, quería estar en su bolso aunque fuera un lugar oscuro y solitario.

Una gota de agua fría cayó en mis delicadas páginas. Rápidamente el agua se expandió lo máximo que pudo para hacerme daño. Antes de poder reaccionar, otra gota de agua cayó en otro lado de la página y sentí como la preciada tinta quería cambiar de lugar e unirse al agua. El pánico se apoderó de mí y quería resguardarme de la lluvia. Otra gota me cayó encima y fue entonces cuando mi lectora se percató de que llovía.

Suspiré aliviado cuando me cerró y me metió dentro del bolso. Estaba oscuro y apretujado con otras cosas, pero ahí estaba mucho mejor. Aún así, quería repetir la experiencia del parque. La primavera era la mejor cosa que había vivido jamás y quería volver a sentir el cosquilleo de las briznas de hierba.

tumblr_m8cof99XpO1qzvlpuo1_1280

Firma Tumblr

El regalo perfecto

Era el aniversario de mi madre y aún no sabía qué regalarle. Llevaba días pensando en infinidad de posibilidades, pero no encontraba nada que me acabara de gustar. Escuchaba atentamente todo lo que decía por si me daba una pista de cualquier cosa que pudiera necesitar. Incluso le había acabado preguntando si necesitaba alguna cosa, pero me había dicho que no hacía falta que le regalase nada.

Algún año no le había regalado nada por falta de dinero, pero ese año me apetecía darle una sorpresa desenvolviendo un regalo. Quería algo original y que no se lo pudiera esperar, pero mi cabeza no pensaba lo suficientemente claro.

Llevaba una semana pensando múltiples opciones de regalos, mirando tiendas y aparadores en busca de una idea sugerente, pero nada. Había pensado en algún anillo o brazalete, pero el presupuesto se me iba. También había pensado en algún bolso o monedero, pero tenía demasiados. Los perfumes los había descartado ya que había sido la opción de las pasadas navidades. No encontraba nada.

Lo más divertido fue cuando me llamó mi tía para pedirme consejo para un regalo. No podía ayudarla y entonces ella me dio una idea: me dijo que le compraría una caja de bombones. Me enfadé por no haber pensado antes en ello. Sabía que el chocolate le encantaba y acertaría con ello, pero no copiaría la idea.

Ese día salí a hacer la compra que me había pedido mi madre para hacer la comida. Aproveché para dar una última vuelta por las tiendas en busca de algo: descarté los libros, los fulares y otros complementos no eran buena idea porque no usaba… En el fondo, todo eran ideas válidas, pero yo buscaba algo para sorprenderla y no tardé en encontrarlo.

Pasé por delante de una pastelería y no me lo pensé dos veces para comprarle un pastel. Esto no era ninguna sorpresa, pero fue entonces cuando me di cuenta de lo que le podía regalar. Ignoré su lista de la compra y compré lo que yo quise para prepararle su comida favorita.

En cuanto llegué a casa me puse manos a la obra sin perder el tiempo. Me encerré en la cocina y empecé a preparar los platos vigilando que no se me quemase nada. Hacía más de una cosa a la vez si quería tenerlo a punto para cuando llegara del trabajo. Terminé a tiempo y preparé la mesa, pero en la terraza. Hacía muy buen tiempo y había que aprovecharlo. Saqué la mejor vajilla y la mejor cristalería y lo dispuse todo.

Fue una verdadera sorpresa para mi madre cuando vio la mesa puesta en la terraza y tan bien preparada y en cuanto vio que el menú era su comida favorita se sorprendió más. No se lo esperaba y a mí me hizo mucha ilusión verla tan feliz y ver que había acertado con el regalo. No se podía envolver ni era duradero, pero le había encantado y eso era lo que yo quería. Una semana pensando múltiples ideas y la más simple y pensada en última hora había sido la mejor. Quien me lo hubiera dicho.

img-thing

Firma Tumblr